Atrás

“En ningún momento se planteó eliminar el subsidio al boleto estudiantil”

El director de Transporte, Pablo Labandera, explicó cómo funciona la política de subsidio al boleto estudiantil y destacó que se seguirá implementando.

En conferencia de prensa, el director nacional de Transporte, Pablo Labandera, acompañado por los jerarcas de la Dirección General de Transporte por Carretera y el Plan Área Metropolitana -Carlos Flores y Joselo Hernández respectivamente-, se refirió a la situación sobre los fondos que el Ministerio de Transporte transfiere a las empresas de transporte de pasajeros de Canelones por concepto de subsidio al boleto estudiantil, tras los trascendidos de prensa acerca de que que el instrumento se eliminaría.

El subsidio al boleto estudiantil es una política que el ministerio implementa con el objetivo de que estudiantes de enseñanza secundaria de todo el país concurran a sus centros de estudio de forma gratuita. De esta manera, se intenta atacar una de las principales causas que inciden en la desvinculación de los estudiantes del sistema educativo. En el año 2019, el ministerio aportó unos 34 millones de dólares para que más de 130 mil adolescentes pudieran asistir a clase.

Labandera explicó que el subsidio también opera como instrumento de apoyo para sostener la tarifa en el transporte de pasajeros. La política funciona en base a acuerdos suscriptos entre el MTOP y los gobiernos departamentales. En el año 2019, el ministerio y la intendencia de Canelones suscribieron una acuerdo en el que “se autoimpusieron un tope de 4 millones de pesos como máximo” a los efectos de realizar la transferencia.

Si bien en febrero de 2020 se firmó un nuevo convenio entre ambos organismos, aumentando la cifra a 6 millones de pesos, este año el ministerio realizó el aporte siguiendo la línea del convenio anterior. Labandera explicó que se utilizó este criterio dado que “el acuerdo [firmado en 2020] está intervenido en el Tribunal de Cuentas y aún no ha sido aprobado”. “La situación de Canelones no es particular. Fue el mismo criterio que se usó para todas las intendencias”, señaló el director.

Labandera destacó el hecho de que el subsidio haya sido transferido a pesar de que desde el 13 de marzo pasado las clases presenciales se encuentran suspendidas, como consecuencia de la emergencia sanitaria que vive el país. El gobierno nacional decidió transferir el subsidio para no afectar a las empresas, que han mantenido servicios activos a pesar del marcado descenso de las personas que se trasladan por transporte público. De esta forma se ha logrado mantener la conectividad y garantizar el traslado de las personas que trabajan en la salud.

El director manifestó que el gobierno no tiene en agenda la eliminación del subsidio al boleto de los estudiantes. No obstante, se prevé realizar algunas modificaciones. La administración analizará la conveniencia de establecer un monto fijo, como ocurre actualmente. El director señaló que el monto debería ser variable según la demanda de cada mes. “No es lo mismo julio que setiembre, ni que octubre”, destacó. El ministerio realizará un análisis de la cantidad de alumnos que suben a los ómnibus. “De acuerdo a eso es que se va a brindar el subsidio en el futuro”.

A modo de cierre, Labandera dio por terminado el problema con la intendencia y señaló que de aquí en más queda trabajar en forma conjunta. Destacó que ambos organismos tienen por delante la implementación de algunos proyectos, como la extensión del Sistema de Transporte Metropolitano, o la coordinación de los servicios frente a la salida de la pandemia. “Nos vamos a tener que sentar a conversar y pensar en lo más importante, que es la gente. Este episodio se acabó. De ahora en adelante nos ponemos a trabajar para solucionar estos temas y preocuparnos por las cosas que realmente interesan”, sentenció.