Atrás

Informe de CAF destaca la situación de Uruguay en materia de accesibilidad urbana

Un informe realizado por CAF reveló que, a pesar de los desafíos, Uruguay se encuentra entre los países con menores niveles de déficit habitacional y tiempo en desplazamiento de la casa al trabajo. “Hay cosas que inexorablemente van a seguir evolucionando y son elementos a tener en cuenta cuando imaginamos la transformación de centros urbanos”, señaló el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, durante la apertura del evento.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) realizó la presentación de la edición 2017 de su Reporte de Economía y Desarrollo (RED), bajo el título “Crecimiento urbano y acceso a oportunidades: un desafío para América Latina”. Durante el evento, que se llevó a cabo en la Torre Ejecutiva y contó con la participación del ministro Víctor Rossi; el director representante de CAF en Uruguay, Germán Ríos; el director de Investigaciones Socioeconómicas de CAF, Christian Daude y autoridades de gobierno nacionales y departamentales, se puso en perspectiva la situación de la región, que cuenta con una tasa de urbanización con características similares a las de países desarrollados, pero con rezagos de más de medio siglo en el ingreso per cápita. “La CAF ha ayudado mucho al enriquecimiento y al fortalecimiento de nuestra área urbana”, destacó Rossi y celebró la realización de estas instancias de intercambio para conocer las fortalezas y debilidades en materia de accesibilidad urbana de cara a la toma de decisiones.

Los datos revelan que mientras poco más del 10% de los habitantes del mundo, unos 900 millones de personas, vive en asentamientos informales, en América Latina la cifra está entre el 20% y el 30%. Como consecuencia, muchas ciudades de la región se caracterizan por la prevalencia de altos niveles de informalidad de vivienda que, junto con la precariedad del transporte público, limitan el acceso a oportunidades de trabajo formal a un gran porcentaje de sus habitantes.

Un panorama alentador

En tanto, el informe señala que en el caso de Uruguay en las áreas de transporte, vivienda y gobernabilidad, el país presenta algunas variantes respecto al panorama general descrito para América Latina. Mientras que 39% de los latinoamericanos se desplaza de su residencia hacia lugar de trabajo en transporte público, el 22% lo hace en automóvil y el 26% a pie; Montevideo es una de las ciudades que, proporcionalmente más recurre al vehículo privado (39%), aunque en menor medida que en las ciudades europeas y estadounidenses, donde esta alternativa alcanza el 54% y el 90%, respectivamente. En este sentido, el ministro señaló la importancia de la Encuesta de Movilidad, realizada entre agosto y octubre de 2016 y que contó con el apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Uruguay, para entender el panorama en nuestro país. El trabajo actualiza la información relevada en 2009 y aporta datos claves para la toma de decisiones a nivel de las políticas públicas de transporte urbano de pasajeros. “Recientemente se hizo una encuesta que estudiaba conductas que tienen que ver con la movilidad en el área metropolitana, saliendo del análisis concentrado en Montevideo. Es imposible entender la movilidad de Montevideo sin entender el área metropolitana. Los sistemas específicos urbanos del transporte colectivo de Montevideo tienen influencia en la movilidad metropolitana. Ese estudio nos plantea información imprescindible para seguir trabajando en la dirección de reestructurar un sistema que hace muchos años no recibe cambios realmente renovadores”, indicó Rossi.

Con 27 minutos, Montevideo presenta el menor tiempo promedio de traslado de la región. Esto responde no solo a las menores distancias recorridas en esta ciudad sino también a los bajos niveles relativos de congestión vehicular. Sin embargo, las personas que se trasladan a su trabajo en auto tardan en promedio 21 minutos, mientras que los que utilizan transporte público colectivo demoran 15 minutos más por trayecto. 

Por otra parte, en los últimos 20 años, el porcentaje de hogares en Uruguay que tiene un automóvil aumentó del 30% al 42%, en consonancia con la evolución del ingreso. Sobre este asunto, el director de Investigaciones Socioeconómicas de CAF, Christian Daude, indicó que en el reporte se plantea un amplio conjunto de políticas que apuestan a mejorar la movilidad urbana, con propuestas de regulación en el uso de vehículos privados a través de impuestos a la congestión, tarifas diferenciadas en autopistas e impuesto al combustible, entre otros.