Atrás

Puerta a la libertad

Se inauguró el Espacio Memorial Penal de Libertad, obra que tiene por objetivo mantener viva la memoria del pasado reciente. Invita a reflexionar, a pensar en el pasado y en el futuro, para que nunca más haya terrorismo de Estado en el país.

El memorial se construyó en el kilómetro 52.5 de la ruta 1, en el departamento de San José, en el cruce con la ruta 89, camino que conduce hasta el Penal de Libertad. Allí, 2.872 personas estuvieron detenidas entre el 01 de octubre de 1972 y el 10 de marzo de 1985, víctimas de la dictadura militar. Quienes pasan por la ruta 1, pueden observar esa puerta abierta que invita a preservar la memoria del pasado reciente.

No solo es un homenaje a los detenidos, sino también a los familiares que tantas veces iban a visitarlos y que también soportaron el ensañamiento de los militares. También es un homenaje a las fuerzas sociales que resistieron y que lucharon por la democracia. El ministro de Transporte y Obras Públicas, notoriamente emocionado, señaló que la obra debe contribuir a “no olvidar lo vivido, a unir memoria, luchar por justicia, verdad, a no dejarnos confundir”.

La obra se hizo a través de la política de convenios sociales del MTOP. Integrantes de Crysol, organización social que trabaja por la defensa de los derechos humanos y los derechos de las personas que estuvieron detenidas en la dictadura militar, junto a un grupo de ciudadanos de Libertad, se acercaron al ministerio con la idea de construir un espacio para recordar a las personas que fueron recluidas en el Penal de Libertad.

A través de un convenio social, el ministerio aportó 3.3 millones de pesos para una obra cuyo diseño sería elegido a través de un concurso entre artistas plásticos. El concurso fue declarado de Interés Nacional por parte del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), y tuvo un jurado de lujo, integrado por el Arq. Mariano Arana, el Ing. Luis Lazo, el Prof. Javier Alonso y Jorge Tiscornia

El proyecto ganador fue el presentado por Raquel Lejtreger y Javier Olascoaga, hijos de presos políticos, que concurrían al penal en su adolescencia cuando visitaban a sus padres. “Entre los proyectos se destacaba uno que tenía la imagen de la puerta abierta y el largo camino que recorremos en la vida”, señaló el ministro Rossi, quien confesó que al verla construida sintió la emoción “de anécdotas infinitas, de los compañeros que recorrieron este camino, de recuerdos, abrazos y esperanzas”.

 

La puerta y su significado

Se trata de una estructura de 15 metros de hormigón, grabado con el nombre de los presos políticos, que apunta a ser percibida por quienes lo visitan y por quienes circulan en vehículo por la ruta. Según Raquel Lejtreger, el espacio se articula en base a tres componentes: la puerta con la ventana, el banco y el camino. Estos tres componentes tienen un significado especial.

“Es un sitio de memoria, es una puerta abierta hacia la libertad. Es marcar ese umbral y seguir caminando. Están los nombres de los 2.872 presos políticos. Tiene una ventana hacia el futuro que anhelamos. Se compone de un camino, aquel que hicimos para visitar a nuestros familiares tantas veces. También hay plantadas cinas, esperamos que crezcan, que nos recuerdan el viento de aquella época”.

La dimensión de la obra y el material con el que fue construida también tienen su significado. Para Javier Olascuaga, el hormigón fue elegido por su contundencia. “Queríamos una forma simple y rotunda, el hormigón transmite esa sensación. Evoca la dureza de la vida de quienes estuvieron aquí”. Por su parte, la dimensión apunta a “que el memorial anuncie a la distancia, que marque el lugar desde la distancia”.